Humectación de tu piel con aceite de coco Rendevita

El aceite de coco virgen es el aceite ideal para el cuidado de la piel porque restablece tu pH gracias a sus ácidos de cadena media, además por su  alto contenido en ácido láurico, regenera tu piel brindándole suavidad como a un  bebé .Es así porque el aceite de coco contiene varios componentes que tiene la leche materna, imagínate la maravilla que tienes en tus manos para hacer que tu piel luzca lozana .Por esta razón, el aceite de coco tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas que combate eficazmente problemas de la piel como hongos, psoriasis, dermatitis atópica y seborréica, entre otras.

Funciona como humectante natural manteniendo la humedad de tu piel evitando que se forme arrugas y líneas de expresión, conservando  el colágeno y la elastina .

Este maravilloso aceite contiene FPS 4 natural, protegiendo la piel de los daños ocasionados por los rayos UV evitando manchas y vejez prematura.
Es un aclarante natural que ayuda de manera paulatina a aclarar tus ojeras y disminuye el tamaño de las indeseadas manchas.

Con todo lo expuesto no cabe duda que en la naturaleza encontramos todo lo que necesitamos para estar sanos y bellos de tal manera que podamos   prescindir de costosas cremas que contienen químicos nada saludables para nuestra piel.

Otros usos del aceite de coco:

  • Para hidratar los labios,aplicándolo directamente en los labios de 2 a 3 veces al día .
  • Para desmaquillar la piel.Nada mejor que utilizar como desmaquillante, incluso para retirar la máscara de los ojos y otros productos difíciles de remover.
  • Para el crecimiento de cejas y pestañas.Aplica todas las noches antes de dormir.
  • para prevención y atenuación de estrías .Su aplicación diaria en las mañanas y en las noches ayuda poderosamente a mejorar la piel.
  • disminución de cicatrices.  Se necesita su aplicación constante para ver mejores resultados.

Si tu piel es muy reseca aconsejamos mezclar aceite de coco y vitamina E, para que la piel recupere hidratación ,suavidad y lozanía.